Convierte tu hogar en el paraíso de tu gato

1730 vistas 7 Me gusta



Los gatos tienen fama de ser animales independientes que no exigen demasiados cuidados. No obstante no son tan autosuficientes como pensamos, especialmente cuando hacen vida dentro de casa.



Una vida tranquila... y desesperante

A pesar de que parezca que el estrés se genera frente a un exceso de tareas, también puede tener su origen en una carencia de estímulos y el aburrimiento. En el caso de los gatos que viven en el interior, su vida puede llegar a resultarles demasiado cómoda: no existen amenazas de las que huir, los estímulos no son abundantes y la comida se sirve todos los días en el mismo lugar sin necesidad de cazarla.

Es importante jugar con ellos y encontrar el modo de estimularles para evitar que nuestro gato caiga en la rutina. De lo contrario el estrés podría derivar en enfermedades del tracto urinario, obesidad, infecciones o problemas de comportamiento. (Puedes conocer más sobre el estrés en los gatos en el artículo "El estrés en el gato")



Juega con ellos

A los gatos les encanta jugar, acechar posibles presas y llevar a cabo sus comportamientos naturales. Para que pueda seguir con su instinto de cazador existe en el mercado una gran variedad de juguetes especiales para ellos como plumas, varitas, ratones, pelotas,... A pesar de que cada vez más juguetes son automáticos, te recomendamos que juegues con tu gato dedicándole un ratito cada día, ya que a pesar de parecer animales distantes lo cierto es que valoran la presencia humana.



Los gatos necesitan un refugio seguro

Es importante proporcionar a tu gato una zona segura donde tu gato pueda esconderse y descansar en privado.

A ser posible escoge rascadores de varias alturas en forma de árbol: los gatos suelen preferir refugios desde los que puedan observar lo que ocurre a su alrededor. Si además colocas el árbol cerca de una ventana o balcón, tu gato podrá observar con detenimiento qué es lo que ocurre en el exterior.



Asegúrate de que sus necesidades básicas están cubiertas

Una de las necesidades básicas de tu gato es la bandeja higiénica. A la hora de elegir el arenero correcto, recuerda que éste debe tener una longitud que sea 1'5 veces la longitud de tu gato. En caso de que compartas tu hogar con más de un gato, deberás tener como mínimo un arenero para cada uno de ellos, así como comederos y bebederos diferentes (¡no siempre los gatos están dispuestos a compartir!).

Prestando atención a los aspectos anteriores, seguro que consigues un hogar más gatuno en el que tu mascota pueda crecer sana y feliz. No obstante, ten en cuenta que no todos los gatos tienen los mismos gustos, por lo que lo ideal es que vayas probando cuáles son los que más satisfacen y estimulan a tu peludete.

Publicado en: Gatos

Dejar un comentario

Inicia sesión para dejar un comentario