El estrés en el gato

1842 vistas 7 Me gusta

Cualquiera que tengamos un gato en casa sabemos lo que esto conlleva: él no es nuestra mascota, nosotros somos su humano.
Nuestros mininos son animales muy sensibles a los cambios: no suelen tolerar muy bien cuando algo no está a su gusto o cuando algo o alguien no está donde antes estaba.


 Al contrario que los perros, los gatos sobrellevan peor las variaciones en el entorno, esto no solo puede derivar en nerviosismo o cambios de conducta, si no en enfermedades o en los frecuentes problemas renales de nuestros amigos gatunos.

Es muy importante que se encuentren en un ambiente adecuado para ellos, para su crecimiento y para su desarrollo físico y mental.


Existen una serie de pautas que pueden ayudarnos a controlar el estrés de nuestra mascota:


- Necesidades básicas: en esencial que sus necesidades básicas estén cubiertas: una buena alimentación, agua fresca y limpia y un buen mantenimiento del higiene de su arenero. Algo tan sencillo como el cambio en su alimentación habitual puede ponerles nerviosos.




- La zona de descanso: es indispensable que nuestros amigos gatunos tengan una zona de descanso aislada, cómoda, alejada del ajetreo y de las corrientes de aire. Incluso si está elevada, ellos agradecerán tener un sitio donde poder descansar y a la vez observar todo lo que pasa en su entorno.



-El escondite: uno de los juegos favoritos de nuestro amigo es el escondite: les encanta poder esconderse de nosotros, tanto para divertirse como para estar solos. Los gatos son más independientes que los perros, y agradecen tener un sitio donde esconderse y pasadizos por los que escurrirse de vez en cuando.



- La zona de juego: es muy importante proporcionarles una zona de juegos, o juguetes variados. Al igual que nosotros, necesitan desfogarse de su estrés  diario. Existen multitud de juguetes para ellos: pelotas, plumas, cañas, juguetes interactivos, rascadores… Destacando la importancia de éstos últimos para bajar sus niveles de ansiedad a la vez que se hacen una buena manicura y mantener una buena higiene y el estado de  sus uñas.
Los juguetes deben ser variados, y alternados para que no se aburran rápidamente de ellos.



- Higiene: normalmente los gatos tienen sus propias rutinas de baño programadas, son animales muy coquetos y les gusta mantenerse limpios, pero esto puede acarrear problemas digestivos con bolas de pelo o heridas si tienen un lamido muy obsesivo. Para ello es recomendable utilizar pastas de maltas que les ayuden a la expulsión de bolas de pelo, y mantener limpieza en su entorno para que no se sientan sucios. También es necesario un chequeo de uñas y un buen corte de éstas cuando sea el momento.



Por otra parte, hay situaciones puntuales que pueden provocar estrés en el animal como las vacaciones y estar mucho tiempo solo, las salidas al veterinario o a la peluquería, visitas de más en casa, nuevos miembros en la familia etc. Existen remedios naturales como el olor de hierbas como el catnip, o recurrir a ayudas hormonales ambientales en spray o en difusores con enchufe.

En Gaherproga tenemos una gran cantidad de productos y una gran variedad en alimentación, juguetes y tratamiento para gatos preparados para atender cualquiera de las necesidades del animal y del dueño, tanto en un nuevo miembro de la familia cachorro, como en el más abuelo de los gatos.

Alba Vicente Delgado

Publicado en: Gatos

Dejar un comentario

Inicia sesión para dejar un comentario