Cómo elegir la caseta ideal para tu perro

69 vistas 5 Me gusta

La caseta es el hogar de nuestra mascota, donde pasa gran parte de su tiempo, un lugar donde dormir y relajarse. 

Una caseta para perros debe cumplir al menos dos requisitos básicos: que aísle de la humedad del suelo y de las temperaturas extremas.



¿CASETA DE PLÁSTICO O DE MADERA?



La elección de los materiales es clave ya que éstos influyen en la capacidad para aislar del frío, del calor y de la humedad, por lo que es importante valorar las ventajas y desventajas de cada uno.

Las casetas de madera ofrecen como principal ventaja el estar fabricadas con un material que es un excelente aislante térmico, pero tienen como desventaja la necesidad de un mayor mantenimiento, ya que con la humedad pueden pudrirse. Para evitarlo deberemos colocar una base de un material que aísle de la humedad del suelo.

Si estamos buscando una caseta sencilla de limpiar y mantener deberemos decantarnos por una caseta de plástico, ya que no absorbe la humedad y reduce la posibilidad de que aparezcan hongos y bacterias. No obstante, dado que este material no es buen aislante, es importante que tu mascota cuente con un colchón en la base que le proporcione calor. Durante los meses de verano puedes cambiar este colchón por una colchoneta fabricada con material fresco y transpirable (las esterillas refrigeradas son la mejor opción).

Independientemente del tipo de material que escojamos, debemos limpiar y desinfectar la caseta y la colchoneta de forma regular. Para ello se puede usar la manguera del jardín y amoniaco, debiendo aclarar después con abundante agua. Tras esto es recomendable aplicar algún producto que evite los parásitos como garrapatas o pulgas de forma que minimicemos el riesgo de que se instalen allí. 

 



 ¿DÓNDE UBICAR LA CASETA?



La orientación y la colocación de la caseta son factores que influirán en el confort de tu mascota, pudiendo ser aconsejable variar el lugar en función de la estación del año en la que nos encontremos. Mientras que durante los meses de verano debemos procurar que se encuentre en un lugar a la sombra o lo más protegido posible de los rayos del sol, en los meses más fríos la caseta debe estar ubicada en un lugar con luz al que puedan llegar algunos rayos de sol y lo más resguardado posible de las heladas.

El tamaño de la caseta debe ser lo suficientemente amplio para tu perro, pero sin ser grande en exceso, variando las medidas recomendables en función del tamaño del animal. Así, una altura adecuada será aquella que supere en un 25% o 50% a la del perro, mientras que la anchura y largura deberán ser superior al 50% de su longitud.



RECOMENDACIONES Y CONSEJOS



  • Asegúrate de que la caseta es bastante grande para cuando tu perro alcance su tamaño máximo (ten en cuenta que si la variación entre su tamaño actual y futuro es mucha, quizá debas plantearte adquirir una de tamaño inferior y cambiarla conforme crezca, ya que al principio si la caseta sea demasiado grande para él estará menos resguardado).
  • La caseta deberá proteger a tu perro de los elementos externos y, según el entorno, esto podría significar precipitaciones frecuentes, frío o calor. En cualquier caso asegúrate de que la caseta de tu perro es robusta y tiene ventilación suficiente.
  • Una buena caseta para perro tendrá una base levantada unos centímetros del suelo. De este modo no transmitirá hacia el interior humedad o frío.
  • Busca materiales adecuados para tu entorno. Si vives en una zona cálida asegúrate de que protege adecuadamente del sol y si vives en una zona fría asegúrate de tener el espacio suficiente para mantas u otros materiales que proporcionen calor a tu perro.
  • En zonas muy soleadas o lluviosas es recomendable contar con algún tipo de cobertizo o tejadillo para que tu perro pueda tener cobijo o sombra sin tener que estar dentro de la caseta.
  • La caseta no tiene que disponer de partes metálicas que podrían coger mucho calor y quemar a tu perro.
  • Recuerda que una caseta de perro es la casa de tu perro por lo que deberán disponer de espacio para almacenar sus cosas como juguetes, huesos o alimentos. De este modo tu perro usará la caseta de una forma más regular, pero no olvides que tampoco deberá ser demasiado amplia ya que podría pasar frío.

 

Si quieres saber más sobre casetas para perro visita “7 consejos para elegir la caseta ideal”.

Publicado en: Perros

Dejar un comentario

Inicia sesión para dejar un comentario