¿Cómo, cuándo y con qué bañar a tu perro o gato?

1336 vistas 9 Me gusta

La hora del baño es uno de los momentos que pueden resultar realmente complicados para algunas mascotas. No obstante se trata de una parte fundamental para la higiene y el cuidado de nuestro perro o gato, por lo que debemos aprender cómo realizarlo de la forma más relajada posible.





¿A PARTIR DE CUÁNDO PUEDES BAÑARLO?

No es recomendable bañar a nuestro cachorro hasta que éste cumpla los 2 ó 3 meses, ya que en caso de no secar su piel de forma correcta podríamos suponer exponerle a distintas enfermedades. Para evitar estos problemas se han diseñado champús específicos para cachorros que no necesitan agua en forma de espuma tanto para perros como para gatos.

 

Para bañar a tu cachorro lo más aconsejable es evitar grandes espacios como bañeras y llevarlo a cabo en el fregadero o en una palangana de forma que no se mueva en exceso ni resbale.

Comenzando con la rutina del baño desde que son pequeños conseguiremos que se acostumbren a ella evitando que resulte un momento traumático en un futuro.

 



¿CON QUÉ FRECUENCIA DEBES BAÑARLO?

A pesar de que el baño es una parte importante de la higiene de nuestro perro o gato, es importante no llevarlo a cabo con demasiada frecuencia ya que podríamos dañar la piel de nuestra mascota rompiendo su barrera natural, pudiendo causarle malos olores y exceso de grasa en el pelaje.

En el caso de los perros si se mantiene una adecuada rutina de cepillado puede ser suficiente con una vez al mes.

Por su parte la frecuencia en los gatos es similar, pudiendo realizarlo desde una vez cada diez días si fuese necesario, o bien una vez al mes.

 



¿QUÉ NECESITAS PARA EL BAÑO?

Uno de los artículos básicos para el baño es el champú. Debemos tener en cuenta que el PH de la piel de nuestras mascotas no es el mismo que el nuestro, por lo que es importante contar con un champú para perros o champú para gatos específico. Si empleamos productos de aseo para humanos podríamos provocarle caída del pelo, dermatitis, fuertes picores,…

 

Además en el caso de los perros existen champús especiales según la largura del pelaje, el color o la raza. Así podemos encontrar:

- champú para yorkshires

- champú para perros de pelaje blanco

- champú para razas de pelo medio y corto con abundante subpelo

- champú para razas de pelo largo o denso

- champús que potencian cualquier color

 

En el caso de los gatos, además de emplear un champú específico, también es recomendable colocar una toalla en la base de la bañera o lugar de baño. De este modo el gato podrá clavar en ella sus uñas sintiéndose más cómodo y evitando que pueda hacernos daño.

 

En cuanto al agua ésta debe estar tibia, con una temperatura ideal de 30o en el caso de los gatos y unos 38o en el caso de los perros (quienes necesitan que esté caliente pero sin llegar a quemar).

 



¿QUÉ PRECAUCIONES DEBES TOMAR?

Llevar a cabo una rutina inadecuada de baño puede provocarle a nuestra mascota diferentes enfermedades. Por ello es importante que tengas en cuenta los siguientes aspectos:

 

·  evita que entre agua en sus oídos. De lo contrario si estos están húmedos nuestra mascota podría sufrir una otitis.

· sécalo correctamente tras el baño. Si dejamos que nuestra mascota permanezca húmeda podríamos provocarle una bajada de defensas dejándole más expuesto ante cualquier enfermedad. Este paso resulta fundamental en épocas frías, pudiendo ser incluso necesario emplear un secador a una temperatura e intensidad moderadas.

· cepíllalo tras el secado. Si bien en los gatos este paso no es básico, en los perros puede ser especialmente importante, sobre todo en perros de pelo largo en los que es común que se formen nudos y exista una gran cantidad de pelo muerto.

 

Publicado en: Perros, Gatos

Dejar un comentario

Inicia sesión para dejar un comentario