La obesidad en el gato

2317 vistas 9 Me gusta



La obesidad en el gato es uno de los problemas más comunes en esta mascota. Muchas veces este problema se debe a descuidos por parte de los dueños, no siendo conscientes de las consecuencias tan negativas que esto puede tener a lo largo de su vida.

 

Se trata de un problema que no sólo tiene que ver con una peor estética del animal, sino que afecta gravemente a su organismo y calidad de vida.

 

Esta enfermedad se da sobre todo en gatos caseros debido a que hacen menos ejercicio y su acceso al exterior es limitado o nulo. En cuanto al sexo, la obesidad afecta más a machos que a las hembras, estando relacionado con la esterilización.

 

Es importante tomar medidas para prevenir que nuestro gato gane kilos innecesarios, ya que esto puede dar lugar a problemas secundarios como la diabetes, enfermedades cardiovasculares y endocrinas e incluso problemas de higiene (pues pierden movilidad y su lavado minucioso puede verse afectado). Este hecho a su vez derivaría en problemas en la piel y el pelaje, pudiendo producir estrés en el animal.

 



Cómo prevenir

 

1. Dosificación del alimento: divide la toma en varios momentos a lo largo del día en vez de dejarle el comedero lleno desde por la mañana. Esto contribuirá a un metabolismo más dinámico y aumentará la sensación de saciedad. Al realizar más veces el proceso digestivo, quemará más calorías de manera pasiva. Este consejo también es efectivo en los casos de gatos tragones.

 

Además de fraccionar las comidas, es importante prestar atención a la dosis diaria recomendada por el fabricante o tu veterinario. En cuanto a los piensos, es preferible optar por piensos sin cereales, bajos en grasa o específicos para gatos con problemas de peso.

 

2. Premios: intenta evitar utilizar la comida como recompensa. En lugar de esto es aconsejable  sustituir los premios en forma de comida por premios en forma de caricias, afecto o juego. Siguiendo este consejo además de conseguir disminuir su ingesta de grasas, conseguirás mantenerlo activo, hará más ejercicio y mantendrá una musculatura más fuerte.

 

 

 

Alba Vicente Delgado

Publicado en: Gatos

Dejar un comentario

Inicia sesión para dejar un comentario