La ozonoterapia: una terapia natural muy beneficiosa para perros y gatos

11450 vistas 12 Me gusta

La Ozonoterapia es una terapia natural, de acción bactericida, antioxidante y cicatrizante que consiste en la aplicación de una mezcla de ozono y oxígeno. Por su eficacia y ausencia de efectos secundarios constituye una opción muy atractiva para tratar muchas afecciones en nuestro perro o gato, incluyendo los problemas de piel.

 

 

 

Contamos con alfombrilla de ozono para sesiones de ozonoterapia en tratamiento de baños relajantes. Para ello se utilizan aparatos que hacen burbujear ozono en el agua penetrando en la piel hasta las capas más profundas.

 

Esta terapia lleva varios años funcionando en toda Europa con éxito, ya que se empieza a considerar como el milagro antialopécico, ya que el ozono tiene la capacidad de oxigenar los tejidos y activar tanto el metabolismo de las grasas como la circulación.

 

Todos estos beneficios se deben a las múltiples propiedades del ozono:

 

- Posee una excelente acción fungicida, destruyendo los hongos que causan enfermedades o daños.

- Acción  bacteriana: el ozono ayuda a combatir las infecciones originadas por bacterias.

- Analgésico anti-inflamatorio

- Activador circulatorio: al oxigenar los tejidos activa todo el sistema circulatorio del animal.

- Estimulación  del sistema inmunológico

 

Además del amplio abanico de propiedades del ozono, la ventaja de emplearlo en nuestras mascotas es que no deja residuos tóxicos en el organismo, ya que dentro del cuerpo éste se transforma en oxígeno. Tan solo está contraindicado en hembras gestantes, en mascotas con hipertiroidismo o en aquellas con alergia al ozono.

 

 

Por tanto, la ozonoterapia canina está especialmente indicada para tratar problemas de piel en perros como: Seborrea, dermatitis atópica y alopecias. El tratamiento lo suele prescribir el veterinario y consiste en sesiones de 10-15 minutos en la bañera con spa y el uso de sales y otros productos con oligoelementos. Y el periodo de tratamiento suelen ser de 4 a 7 semanas, en función de las lesiones.



Publicado en: Perros, Gatos

Dejar un comentario

Inicia sesión para dejar un comentario