Consejos de adiestramiento en perros

1353 vistas 9 Me gusta

Al igual que ocurre con un niño, es importante que nuestra mascota tenga unos límites claros para garantizar una convivencia tranquila y agradable. En este aspecto juega un papel muy importante la labor del dueño durante los primeros meses de contacto con el animal, debiendo conocer algunas pautas básicas sobre su educación.

 

A continuación te dejamos algunos consejos que harán más sencilla esta etapa de aprendizaje:

 

1. COMIENZA CON ÓRDENES BÁSICAS

 

A partir de los 3 ó 4 meses de edad un cachorro ya se encuentra preparado para empezar a responder a su nombre. Llegado este momento podemos comenzar el adiestramiento introduciendo comandos sencillos como “quieto”, “ven”, “sienta” o “suelta”.

 

- “Quieto”. Que tu perro permanezca parado en el lugar que le indiques resulta básico para que se detenga ante peligros o permanezca tranquilo a la espera de reanudar la actividad. Esta orden es especialmente relevante si vivimos en núcleos urbanos, ya que atravesaremos frecuentemente cruces, pasos de cebra o zonas frecuentadas por vehículos.

- “Ven”. Este comando es relevante para que el perro acuda a tu orden. También puede emplearse para la llamada del animal su nombre (una vez que este responde a él).

 - “Sienta” o “sit”. Una vez que el perro responde ante la orden “quieto” resulta interesante introducir este comando para que espere sentado y tranquilo a comenzar de nuevo la actividad.

- “Tumbado”: Una variación del comando anterior, especialmente útil cuando queremos que el animal permanezca tranquilo durante largos periodos de tiempo.

 - “Suelta”. Es frecuente que los cachorros busquen divertirse y jugar con los objetos que están a su alrededor, por lo que es importante establecer límites acerca de lo que sí que puede y no puede coger. Además, esta orden puede evitar daños mayores como la ingesta de algún producto tóxico o accidentes cuando busque jugar con artículos peligrosos.

Una vez que el perro domina las órdenes básicas, puedes introducir otras nuevas sin olvidar reforzar lo ya aprendido.

 

 

2. LOS PREMIOS Y RECOMPENSAS

 

¿Qué premio entregar?

Cuando el perro responde de forma adecuada a uno de tus órdenes es fundamental premiarlo. Para ello puedes emplear un snack o juguete favorito. Es importante variar el premio, ya que si utilizamos siempre lo mismo esto tenderá a desmotivar al animal.

Si variamos las recompensas con frecuencia nuestra mascota estará impaciente por descubrir qué premio le esperará la siguiente vez.

 

¿Cuándo recompensarle?

Es importante entregar el premio justo después de haber ejecutado el mandato adecuadamente y no unos segundos más tarde, ya que esto dificultaría que relacione la obediencia con el premio.

 

 

3. EDUCAR CON EL PREMIO Y NO CON EL CASTIGO

A pesar de que algunos apuestan por castigar al perro cuando no responde correctamente ante una orden, mediante este método lo único que se consigue es generar miedo y temor en el animal. A diferencia del castigo, el adiestramiento “en positivo” mediante premios favorece un aprendizaje más rápido.

 

Por todo ello resulta imprescindible tener paciencia en la fase de educación y evitar cualquier reacción violenta o agresiva ante una desobediencia.

Publicado en: Perros

Dejar un comentario

Inicia sesión para dejar un comentario