Archivo de la categoría: Clínica Veterinaria

agresividad_canina

TIPOS, CLASIFICACIÓN Y “PORQUES” DE AGRESIVIDAD CANINA

• Agresividad por dominancia: la causa una disputa entre dos perros por algún recurso (comida por ejemplo) o para establecer el rango jerárquico. Si se dirige hacia sus amos la intención es ascender a la posición de líder de la manada.

• Agresividad predatoria:
La origina el instinto de caza del perro hacia lo que éste considera una presa.
Este es un tipo de agresividad que se considera completamente diferente al resto de los tratados anteriormente, ya que según muchos expertos en comportamiento canino representa un tipo de agresividad no emocional, es decir, no mediada por el miedo, la ansiedad o ninguna otra emoción.
Es por así decirlo una respuesta más instintiva que responde a la conducta natural de cazar.
Existen varios tipos diferentes de situaciones dentro de este problema, pero de ellas, dos son especialmente significativas por su implicación para las personas:

· Conducta predatoria de manadas de perros.
· Agresividad predatoria hacia niños recién nacidos.

El primero es un problema extremadamente raro, pero que puede llegar a ocasionar lesiones muy severas o incluso la muerte de la victima. Se produce normalmente por algo que llamamos facilitación social y que significa que si un perro se lanza a perseguir un animal o una persona, esto hace que otro perro del grupo o que esté próximo lo imite y así puede ocurrir con varios perros a la vez.
Cuando todos ellos juntos lanzan el ataque y alcanzan a la víctima, el resultado puede ser fatal.Algunos casos aparecidos en la prensa o en la televisión parecen coincidir con este tipo de agresividad.
Normalmente cuando el problema de agresividad responde a una actitud de caza, el animal no ladra o gruñe, sino que trata de ser lo más silencioso posible para poder atrapar con más seguridad a su presa.
Muchas veces podemos ver una actitud así cuando un perro persigue un gato.
Los estímulos procedentes de personas que con más facilidad pueden ocasionar estos ataques suelen ser un tamaño pequeño, los movimientos rápidos y súbitos y los ruidos agudos.
Por todo ello, los niños (tanto conocidos como desconocidos para el perro) son el grupo con más riesgo de sufrir este tipo de agresividad.

Un caso especial son los niños recién nacidos que llegan al hogar. Algunos perros han atacado a bebés en respuesta al olor o al llanto del bebé.
Otras veces parece ser una reacción ante un ser que consideran de otra especie, no identificándolo como de la especie humana.

El comportamiento predatorio es un impulso muy fuerte en algunos perros y no puede corregirse de forma fiable.
Las conductas instintivas como ésta, no cambian tan fácilmente como los comportamientos aprendidos.
Por esta razón es más importante la prevención que el tratamiento. Sólo comentar aquí, como norma general, que nunca debe dejarse a un bebé sin supervisión, tanto si duerme como si está despierto, en presencia de un perro, sin importar la familiaridad del mismo.

• Agresividad entre machos o entre hembras: se trata de disputas entre animales del mismo sexo que conviven en la misma casa, normalmente por motivos jerárquicos.

• Agresividad por dolor: es una reacción perfectamente normal a una agresión externa, pero no debe producirse si el dolor se lo produce su amo al curarle alguna herida.

• Agresividad por miedo: aparece en perros miedosos al ser incapaces de enfrentarse a situaciones nuevas, habitualmente cuando intenta tocarlos una persona desconocida y se sienten acorralados sin espacio para huir.

• Agresividad maternal: se manifiesta en las hembras durante el primer mes desde el parto con objeto de proteger a sus cachorros de otros animales, dependiendo la actitud que adopte hacia las personas de la relación que tenga con ellas. Es perfectamente posible que a sus amos les deje acercarse y tocar a sus cachorros sin desconfianza, pero puede que no sea así si se trata de personas desconocidas.

• Agresividad territorial: está causada por la propia naturaleza del perro como animal territorial cuando accede algún intruso a su territorio, sea una persona u otro animal. Aunque un perro con ese comportamiento comúnmente se considera un buen guardián, si no ha recibido un buen adiestramiento no debemos extrañarnos si ataca a las visitas, y aún así hemos de tener en cuenta que en nuestra ausencia, no distinguirá a un ladrón de alguien desconocido que entre en nuestra finca con un objetivo legítimo.

• Agresividad redirigida: aparece en caso de que para el perro sea imposible atacar a quien genera el estímulo negativo, y en su lugar ataca a otro más accesible.

• Agresividad aprendida: se ha inducido en el perro mediante adiestramiento por parte de su amo, obteniendo un animal muy inestable que gruñe y ataca sin motivos sólo para satisfacerlo. Son perros complicados de tratar, fieles reflejos de amos problemáticos y desequilibrados.

Problemas Tiroidales:
Muchas de las conductas agresivas de nuestras mascotas no se puede clasificar en ninguna de las anteriores ya que es debido a un desajuste químico.
(Solución ejercicio y Medicación)

Agresividad por Tiroides(Excesiva): Extremada firmeza o vigor frente a otros perros o personas, puede atacar o morder sin aparente provocación. (modo indeterminado). Primera ocurrencia +/- a los 3 años de edad.